domingo, 8 de abril de 2012

Casas y rincones que habito




















Cuadrabuelo. Tú eras el hijo del pastor. Yo, la hija del vaquero. Saben las estrellas, las nieves y el murmullo del viento que te amé en estos territorios de Riera.

2 comentarios:

Amelia dijo...

Esos testigos mudos saben guardar secretos...

Carlos F. Massé dijo...

¡Ay, que anduvisti po lo míu y no vinisti a vemi!
¡Ay esa toponimia martirizada por los foriatos!

Desde La Riera y Cuadragüelu vese la mi casina en Llerices.
Abrazo montañero.